Por María Carrión

Más de una docena de activistas de derechos humanos y audiovisuales del Sáhara Occidental están participando en un taller de videoactivismo ofrecido por especialistas de WITNESS y otras organizaciones como parte de la XI Edición del Festival Internacional de Cine del Sáhara (FiSahara). El festival celebrará sus proyecciones y otras actividades del 29 de abril al 4 de mayo en los campamentos de población refugiada saharaui, en el corazón del Desierto del Sáhara (Suroeste de Argelia). FiSahara pertenece a la red recién fundada, “Video For Change Africa.”

FiSahara es un festival anual de de cine, cultura y derechos humanos que emplea el cine y la comunicación para empoderar y entretener a la población refugiada del Sáhara Occidental, un territorio ocupado por Marruecos desde 1975; sus actividades también ayudan a llamar la atención internacional sobre la situación y la lucha del pueblo saharaui.

Decenas de miles de saharauis huyeron de la invasión en 1975 y se refugiaron en campamentos cerca de la ciudad argelina de Tinduf, donde permanecen hoy. Otra parte de la población saharaui permanece bajo la ocupación marroquí, incluyendo miembros del grupo que viajaron a los campamentos para participar en esta edición de FiSahara.

El taller se celebra a la vez que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se prepara a votar este mes para renovar su misión de paz en el Sáhara Occidental, conocida como MINURSO. Organizaciones de derechos humanos y activistas saharauis piden a la ONU que incluya la vigilancia de los derechos humanos como parte del mandato de la MINURSO, argumentando que es la única misión de paz moderna de la ONU que no tiene competencias en derechos humanos.

Miles de saharauis se están manifestando estos días en las calles pidiendo esta medida, y las protestas son reprimidas violentamente por las fuerzas de seguridad marroquíes. Varias delegaciones españolas que viajaron esta pasada semana al territorio para vigilar los derechos humanos han sido expulsadas.

Activistas saharauis del territorio que representan a Equipe Media, CODESA y otros grupos están recibiendo tres semanas de entrenamiento en cómo grabar, editar y compartir vídeos sobre derechos humanos. Entre los que han viajado se encuentra el defensor de derechos humanos y ex preso político Mohamed Daddach, que pasó 25 años en prisión — 14 de ellos bajo condena de muerte — y que es conocido como el Mandela saharaui.

Saharauis del Sáhara Occidental ocupado trabajan junto con el alumnado de la escuela de cine y organizaciones de los campamentos en la escuela audiovisual de FiSahara, situada en el campamento de Bojador. Este taller colaborativo ayudará a construir alianzas estratégicas a través del cine y la comunicación entre saharauis a ambos lados del muro de separación construido por Marruecos, y con cineastas marroquíes que participarán en la formación.

Nahla Mohaker entrena durante un taller.
Nahla Mohaker entrena durante un taller.

Además de la participación de WITNESS el taller contará con la colaboración de Mosireen Media Collective (Egipto) y Guerrilla Cinema Movement (Marruecos). El objetivo es que el colectivo saharaui de activistas pueda mejorar la calidad y el impacto de su trabajo de documentación de las violaciones de derechos humanos cometidas en el Sáhara Occidental, donde están prohibidos los medios de comunicación y las organizaciones de derechos humanos saharauis, y donde la población saharaui es detenida, agredida y encarcelada por manifestarse en la calle o abogar por su derecho a la autodeterminación. El blog de WITNESS recientemente mostró ejemplos de estos abusos policiales contra activistas.

Más allá del Festival

En 2011 FiSahara abrió la Escuela Audiovisual Abidin Kaid Saleh, que ofrece formación audiovisual todo el año y que está formando a la primera generación cineasta saharaui, entre ella muchas mujeres. “Mi sueño siempre ha sido contar mi historia y la historia de mi pueblo en mis propias palabras” dijo Brahim Chagaf, uno de los primeros en graduarse y que actualmente se está formando como profesor en la escuela.

La Noticia Esperada, corto de ficción de Lala Mohamed Fadel, una de las alumnas de la escuela de cine

Las actividades principales de FiSahara tendrán lugar del 29 de abril al 4 de mayo en Dajla, el campamento más remoto, con proyecciones de cine, talleres audiovisuales y culturales, conciertos, una feria cultural saharaui y carreras de camellos, actividades que atraen a miles de saharauis. El taller audiovisual de derechos humanos continuará allí durante esa semana con la participación de los cineastas David Riker (Guerras Sucias, EEUU) y Mitko Panov (La Guerra Acabó, Macedonia).

El festival ofrece unos días de alivio psicológico para la población saharaui, que debe soportar durísimas condiciones de vida en los campamentos, incluyendo la falta de servicios básicos como agua potable y saneamiento, y que depende de la ayuda humanitaria internacional para su supervivencia. Como dijo un joven refugiado en 2012, “gracias a FiSahara sabemos que no estamos solos.”

Las formaciones audiovisuales que ofrece FiSahara también permiten que la población saharaui pueda emplear el cine como herramienta para preservar su rico patrimonio cultural, que se encuentra amenazado por la ocupación y el exilio. Durante FiSahara se celebra un gran festival cultural conocido como LeFrig en el que mujeres saharauis muestran tradiciones como el baile, la música, la poesía, los cuentos, el rito del té, los juegos y la comida tradicional.

La XI edición de FiSahara está dedicada a la juventud saharaui y al legado de Nelson Mandela, incluyendo su defensa del pueblo saharaui. El legendario luchador anti-apartheid Andrew Mlangeni, encarcelado con Mandela durante 25 años, asistirá al festival junto con el músico sudafricano Jonas Gwangwa y su grupo, que actuarán en el concierto de clausura. Sergi Lopez, Ana Wagener and Raúl Arévalo, intérpretes españoles, se unirán a un gran número de visitantes internacionales que acudirán a Dajla.

Las dos pantallas de FiSahara ofrecerán una gran variedad de películas, desde cine para todos los públicos, como las palestinas El Espantapájaros y When I Saw You y las españolas Ismael y Justín y la Espada del Valor; películas centradas en los derechos humanos como The Square y Guerras Sucias, y la sección especial sobre el Sáhara Occidental, que incluirá cortometrajes realizados por el alumnado de la escuela de cine de FiSahara.

Actor Javier Bardem, who visited FiSahara in 2008 and subsequently made Sons of the Clouds, a film about the Western Sahara that has screened at the United Nations and the US Congress, deems the festival "nothing short of a miracle."
El actor Javier Bardem, que visitó FiSahara en 2008 y luego produjo Hijos de las nubes una película sobre el Sáhara Occidental que se ha proyectado en Naciones Unidas y el Congreso estadounidense, opina que el festival “es un milagro”.

FiSahara sobrevive con pequeñas subvenciones y donativos, y su celebración es posible gracias al trabajo voluntario de cientos de personas. Recientemente lanzó una campaña de crowdfunding para apoyar su trabajo.

María Carrión es directora ejecutiva del festival de cine FiSahara. Todas las fotos cedidas por FiSahara. 

Leave a Reply

Your email address will not be published.